in

Más de 300 agresiones sexuales se han registrado en la UNAH

Violencia sexual es cualquier actividad o contacto sexual que ocurre sin mutuo consentimiento. Puede involucrar fuerza física, amenaza o fuerza de coerción.

De acuerdo con datos oficiales emitidos por el Comisionado Universitario en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Se han registrado 332 atenciones sobre acoso sexual entre el 2015 hasta inicios del año 2020, año en el cual solo en los primeros meses se atendieron 22 casos.

Para atender estas situaciones la UNAH cuenta con una unidad de orientaciones a la que se puede abocar una víctima de agresión. Ahí se les explica el procedimiento para investigar pero en la mayoría de los casos la victima prefiere no imponer la denuncia formal.

Para muestra un botón

El pasado 12 de octubre fue arrestado Rodolfo Antonio Monterrey Arriola por intentar abusar sexualmente de una joven menor de edad que realizaba su práctica profesional en la facultad de odontología. Acto acontecido a plena luz del día mientras las personas de bien realizan sus labores cotidianas.

“A eso de la 1:00 p.m. aproximadamente yo venía bajando del segundo piso del edificio de ciencias de la salud cuando de repente un colega iba subiendo las gradas todo asustado me dijo: ¡Vieras lo que pasó!, mira que un hombre toco a una chava, vení ayudémosle”, dijo una testigo cuya identidad pidió fuera protegida.

“Corrimos hasta donde se encontraba la chava (practicante de colegio, menor de edad) estaba a orilla de calle en el parqueo de odontología y junto a ella dos chavas  más, estudiantes de nutrición. Yo les pregunte que pasaba y me empezaron a decir que un hombre la había tocado y forcejeado. Que ellas vieron cuando el hombre le estaba haciendo señas que fuera donde él y cuando vio que lo estaban viendo, corrió mientras se quitaba el carnet de empleado de la universidad”, agregó la testigo.

“Mientras la trasladábamos a la unidad de acoso, la chava hubo un momento que entró como en shock empezó a respirar rápido en medio del llanto estaba ahogándose y en ese momento se empezó a llenar de gente la planta baja del edificio entre ellos estudiantes, docentes y se obtuvo a poyo para tranquilizarla.  Ya estando ahí salió una señora que trabaja ahí,  y nos dijo que la chava no quería poner la denuncia por que tenía miedo y no quería problemas. Entonces le dijimos que le dijera a la chava que no tuviera miedo, que no callara, había una gran cantidad de estudiantes apoyándola y que no estaba sola.

Cuando supo esto la chica se animó a poner la denuncia y fue trasladada en un carro de la UNAH para seguir el proceso de investigación.”

Situaciones como esta nos demuestran que la mayoría de los casos de acoso o violencia sexual no se llegan a denunciar porque existe mucho temor por parte de las sobrevivientes. Esto se debe en parte a que el protocolo para hacer la denuncia y resolución, implica enviar una notificación a acusado para que prepare las pruebas en su defensa, lo que implica que esta persona podría tomar represarías contra la victima poniendo en juego incluso sus calificaciones.

Por otro lado una investigación sobre la violencia de género denominada “Autoestima en mujeres jóvenes sobrevivientes de violencia”, desarrollada por la Cátedra de Estudios de la Mujer concluyó que un 70 por ciento de estudiantes universitarias se consideran violentadas por su condición de mujer.

Estas cifras nos hacen preguntarnos si existe realmente un interés por parte de la universidad de erradicar este problema de raíz o solo intentan palear un poco las consecuencias. Ya que en toda la curricula educativa solo existe una clase llamada Estudios de la mujer que aborda estos temas, sin embargo es una clase optativa por lo que fácilmente podemos egresar como profesionales capaces pero sin saber ni un ápice sobre cómo se ejerce la violencia sexual.

Marilyn Méndez estudiante universitaria organizada en el movimiento “Yo No Quiero Ser Violada”, expresó, “no tenemos garantía de que haya justicia para nosotras las  que tenemos que vivir con miedo que nos ocurra una violencia sexual incluso dentro de la universidad, sobre todo de parte de los docentes cuando son los únicos que imparten determinada clase. Si una hace la denuncia ellos son los primeros en enterarse y corres riesgo de no poder avanzar y muchas veces hay que terminar dolorosamente cambiándose de carrera. Incluso han ocurrido violaciones sexuales dentro del campus y las autoridades universitarias conocen estas situaciones y no hace nada.”

Según el reglamento interno de la universidad la pena máxima para un docente o personal administrativo que fuera encontrado culpable de ejercer violencia sexual es el despido. En caso de ser un estudiante la pena máxima es la expulsión. Pero en los casos de violaciones que se han dado en la UNAH no se ha hecho nada al respecto más que referir al Ministerio Público a las víctimas.

Al visualizar este panorama podemos afirmar que es necesario darle la importancia debida a la violencia sexual reproducida en el campus universitario. Ya que es la cantera de los nuevos profesionales que están siendo formados por personal docente y administrativo, carente de información sobre las violencias de género y más importante aún, sobre la violencia sexual.

Si la UNAH estuviera realmente interesada en hacer cambios sociales la curricula educativa debería incluir la formación en estos temas como requisito obligatorio para egresar, ya que según datos del observatorio de la violencia del Centro de Derechos de Mujeres (CDM) en Honduras cada  tres horas se recibe una denuncia de violencia sexual. Esta es una realidad que se puede cambiar haciendo cambios importantes desde la academia.

Si usted ha sido víctima de violencia sexual, no es su culpa. La violencia sexual nunca es culpa de la víctima.

Texto: Julissa Rivas

¿Qué piensas?

Escrito por: Tinta Verde

Tinta Verde es un proyecto formativo y divulgativo periodístico enfocado en tratar a profundidad la problemática que viven las mujeres de Honduras, y articular herramientas de comunicación para enfrentar la desinformación y manipulación informativa con sesgos machistas y discriminatorios que existe en el país.

Reprograman audiencia del expresidente Hernández por investigación de sus cuentas bancarias en Honduras

Expresidente Zelaya: No vamos a permitir ningún Golpe de Estado en Honduras