Seguinos

Clases de moral desde la corrupción

Tinta Verde

Clases de moral desde la corrupción

Clases de moral desde la corrupción

Pruebas son las que sobran para mostrar el elevado grado de cinismo, hipocresía y doble moral que caracteriza a la clase política dominante de Honduras. En un mundo ideal Iglesia y Estado deberían ser asuntos separados, pero en Honduras estos van muy de la mano.

Parece que las clases de moral provenientes del Partido Nacional de Honduras están a la orden del día, es hipócrita que se crean con el derecho de realizar comentarios como que el plan de gobierno de la señora Xiomara Castro atenta contra la moral, siendo una institución tan deslegitimada llena de asesinos y corruptos.

Pero bueno, ellos y ellas no vienen solos, traen a la Conferencia Episcopal como respaldo, esa Conferencia perteneciente a la comunidad católica que cuenta cada vez con menor aprobación debido a la profunda crisis en que hace años se encuentra por los abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes, y las redes de protección y encubrimiento con que Cardenales, Obispos y hasta el Vaticano ha ocultado aquellos delitos.

Iglesia y Estado van de la mano

A partir del 2009, la Iglesia Católica siempre ha ido hipócritamente de la mano con los empresarios y la clase política dominante, es quien se ha opuesto a los derechos más sentidos por las mujeres, la diversidad sexual y el conjunto de la población, como el matrimonio igualitario, la educación sexual integral en los colegios y universidades, e incluso el acceso a un derecho reproductivo básico como es el aborto libre, legal, seguro y gratuito, negándoles el poder decidir a las mujeres sobre sus maternidades.

Son cientos las clases de vida cívica que estas instituciones, como la Conferencia Episcopal y el Partido Nacional, han pretendido dar, mientras desfalcaban instituciones públicas o pactaban crímenes de Estado, y esto no es tema nuevo para el pueblo hondureño, desde hace años se viene posicionando ese discurso de defensa a la moral que se impulsa desde narcotraficantes, abusadores sexuales y corruptos que se encuentran en el poder.

Los Grandes Exponentes de la Moral en Honduras

Ya es cosa común ver a un Cardenal Óscar Andrés Rodríguez brindando declaraciones donde sataniza a aquellas personas “sin valores morales” que promueven el matrimonio igualitario y el aborto; escuchar a un David Chávez, hablando de defender al país de las personas sin moral que buscan destruir a la familia y traer el comunismo al país o incluso ver las transmisiones presidenciales donde Juan Orlando Hernández señala como “enemigos del Estado” a las y los defensores de las personas diversas, mujeres y territorio.

Pero ¿quiénes son realmente para estas figuras políticas para venirle a hablar a un pueblo de valores, moral y democracia?

Las lideres religiosos han estado muy inmiscuidos en la toma de decisiones políticas del país, como el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, figura emblemática de la iglesia católica. El Cardenal Rodríguez no se ha caracterizado precisamente por su intachable moral, al contrario, si por algo lo recordaremos por muchos años más será por bendecir el golpe de Estado de 2009, donde el Cardenal se colocó a favor del gobierno de facto, y no necesariamente de una forma sutil, sino a través de una lectura de comunicado televisado de la conferencia episcopal hondureña liderada por la prédica del Cardenal.

Y es que parece increíble que el Cardenal Rodríguez promueva los valores y la moral, cuando en 2017 fue investigado por órdenes del mismo Papa Francisco por haber cobrado durante años grandes sumas de dinero de una universidad católica, imagino que el Cardenal pudo respirar tranquilo al darse cuenta que solo lo estaban investigando por ese hecho, si en ese momento hubiese salido a la luz la cantidad de dinero que recibe del presupuesto del Estado tal vez hubiese quedado lo suficientemente manchado para ser expulsado de esta institución católica.

A esto le agregamos que, durante la crisis postelectoral luego de la ilegal reelección de Juan Orlando Hernández, la oposición organizó una misa, por las muertes de muchos hondureños a manos de fuerzas policiales y del ejército, pero el Cardenal calificó esta misa como “un espectáculo bochornoso”, burlándose una vez más de la tristeza y misera que embargaba a ese pueblo en esos días.

Otro gran defensor de las buenas costumbres y los valores tradicionales es el mismo David Chávez, quien inicio en la política en 2004, cuando llegó al Ministerio Público como fiscal contra la corrupción y asesor del fiscal general Ovidio Navarro, desde esa institución dio el salto en 2010 y fue nombrado titular del Instituto de Formación Profesional (INFOP) en el Gobierno de Porfirio Lobo, posterior al golpe de Estado. Finalmente, en 2014 llegó al Congreso Nacional y en 2017 se afirmó su posición dentro del Partido Nacional convirtiéndose en el diputado más votado de Francisco Morazán.

Desde su estadía en el congreso no ha parado con actos que dejan en evidencia su cuestionable “moral”; fue el impulsor de la propuesta de colocar como diputado vitalicio a Oswaldo Ramos Soto, personaje que se ha encargado de construir un marco jurídico de impunidad, además, Chávez se declara abiertamente en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pero lo que más destaca de Chávez no son sus discursos sobre la defensa de los valores tradicionales, no, lo más destacado de este personaje son los 21 millones de lempiras que desaparecieron del Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) durante la gestión del nacionalista David Chávez; Chávez avaló y autorizó la compra irregulares o sobrevaloradas al puro estilo de Mario Zelaya.

Ya han pasado más de 4 años desde que David Chávez dejó el INFOP y desde que recibió dichos señalamientos, claramente Chávez, gracias a el marco jurídico de impunidad que el mismo Partido Nacional ha construido y avalado, salió bien librado, pero eso no significa que el pueblo olvida tan descarada acción. Pero parece que esto se convierte en mal de familia, la madre de Chávez fue señalada en 2019 por la disuelta Unidad Especial Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC-MP) de ser cómplice junto a la primera dama, Ana García de Hernández, de desviar unos 48 millones de dólares provenientes de la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (SEDIS).

De tal palo tal astilla dicen por ahí, y es que parece que esos valores que tanto presumen David Chávez en su campaña política son un reflejo de esos tan intachables valores que posee su núcleo familiar; pues también figura Pedro Chávez, hermano de David Chávez, quien actualmente se encuentra aspirando a una candidatura a diputación en Francisco Morazán, llama la atención su fórmula electoral de Pedro Chávez, quien lleva por suplente a Nancy Santos, la misma Nancy Santos esposa del actual alcalde de Talanga, Roosevelt Avilés, quien enfrenta un proceso judicial, acusado de corrupción y malversación de caudales públicos.

Parece de cuento que sean estos personajes los que a diario llenan los noticieros con discursos de valores morales y cristianos, y que sean estos quienes tomen las decisiones políticas que le dan rumbo al país, esto nos deja un claro ejemplo del porque cada día se hace más necesario la real separación de la Iglesia y el Estado ya que es esta misma la que no tiene vergüenza y deja de lado toda su moral conservadora cuando se trata de abusar de menores y además encubrir casos de corrupción, guardando silencio, permitiendo a los responsables vivir en la impunidad.

Estas figuras, así como muchas más ligadas al Partido Nacional, se les olvida toda su predica contra la precariedad y la desigualdad social, mientras viven a costa de la población, siendo su único objetivo acumular mayor poder económico.

Es necesario que sea el pueblo hondureño quien se encargue de juzgar a todas estas figuras, y los saqué del poder de una vez por todas.

Flor Euceda

Tinta Verde es un proyecto formativo y divulgativo periodístico enfocado en tratar a profundidad la problemática que viven las mujeres de Honduras, y articular herramientas de comunicación para enfrentar la desinformación y manipulación informativa con sesgos machistas y discriminatorios que existe en el país.

Comentarios

Más en Tinta Verde

Hasta arriba