Seguinos

LA CONSTITUCIÓN CHAFISTA HONDUREÑA

Editoriales

LA CONSTITUCIÓN CHAFISTA HONDUREÑA

– (BREVE REFLEXIÓN SOBRE DERECHO POLÍTICO).- El Modelo de Estado y Gobierno Hondureño, está definido como Republicano en la Norma Constitucional, en su artículo No.4.

La División de Poderes, es una de las expresiones más genuinas de ese republicanismo, ahora bien, nos llama profundamente la atención a manera introductoria, como la teoría republicana señalada en el artículo No.4 Constitucional, como fuente inspiradora, se contradice.- Cuando las arterias que nutren el estado (Los Partidos Políticos), no fomentan la “División de Poderes” para provocar equilibrios y controles (Pesos y Contrapesos), sino que ha imperado el absolutismo del control de los Poderes donde se ejerce la representación del estado.

Eso nos hace indicar, que la forma de elegir en nuestro Sistema Político y que sustenta su forma republicana, es obsoleto, arcaico, ya que su no modernización decente y honesta, permite el control del estado en pocas manos, desgraciadamente corruptas en la historia de nuestro país.

He allí ¿EL POR QUÉ? de las reformas electorales como acción primordial para romper ese cerco mediocrisante de elección y corruptelas hacia las estructuras del estado, algo que algunos partidos políticos lo plantearon, pero el oscurantismo del gobierno actual (Partido Nacional con JOH) no lo permitieron.

Sigue llamando nuestra atención, en especial los Artículos No.2 y 3 Constitucional, que a su letra dicen lo siguiente:

“ARTICULO NO.2.- La Soberanía corresponde al Pueblo del cual emanan todos los Poderes del Estado que se ejercen por representación. La soberanía del Pueblo podrá también ejercerse de manera directa, a través del Plebiscito y el Referendo. La suplantación de la Soberanía Popular y la usurpación de los poderes constituidos se tipifican como delitos de La Constitución de Honduras – Traición a la Patria. La responsabilidad en estos casos es imprescriptible y podrá ser deducida de oficio o a petición de cualquier ciudadano. * Modificado por Decreto 295/1993

ARTICULO NO.3.- Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que esta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. El pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional.”

Sigue la Teoría Republicana inspirada en una expresión sublime el hacer radicar la “SOBERANÍA EN EL PUEBLO” y le da el “PODER DE INSURRECCIÓN”, en caso de Gobiernos Usurpadores que lleguen a sus cargos, tergiversando toda la fuente constitucional soberana.

Pero de lo SUBLIME pasamos a lo RIDÍCULO en la norma constitucional.

Si la Soberanía radica en el Pueblo y ese Pueblo Soberano se manifiesta en Partidos Políticos, para ejercer la representatividad republicana del Estado y los Artículos 2 y 3 Constitucionales, le dan el Poder Insurrección al Pueblo, veamos lo que dice contradictoriamente los artículos 272 y 277 de nuestra constitución violentada por reelección.

El artículo 272 Constitucional, en su párrafo tercero le establece el Rol Constitucional siguiente: “A efecto de garantizar el libro ejercicio del sufragio, la custodia, transporte y vigilancia de los materiales electorales y demás aspectos de seguridad del proceso, el Presidente de la Republica pondrá a las Fuerzas Armadas a disposición del Tribunal de Elecciones hoy Tribunal Supremo Electoral (TSE), desde un mes antes de las elecciones hasta la Declaratoria de las mismas.”

Y por si fuera poco el párrafo segundo dice: “…Que se instituyen las Fuerzas Armadas de Honduras… para mantener la paz, el orden público, el imperio de la constitución, los principios de libre sufragio y la alternabilidad en el ejercicio de la presidencia de la república.”

Sistema soberano político que descansa en los civiles según en los artículos 2, 3 y 4 Constitucional, custodiado y garantizados por las armas, he allí el hecho y temor histórico a las Fuerzas Armadas de Honduras, que el 2009 dan un Golpe de Estado y en el 2016-2017 con peores condiciones políticas se reservan callarse, han perdido legitimidad y credibilidad, sino que el rol asignado constitucionalmente, es peligroso hacia el futuro de la vida democrática y civil hondureña.

No podemos tener militares valientes para unos hechos históricos como lo atribuyeron el 2009 cuando derrocaron al Gobierno Constitucional del Presidente Manuel Zelaya Rosales y cobardes para otros con peores características con en los años 2016-2017, con Juan Orlando Hernández a la cabeza.

¿CÓMO SE LE PUEDEN PEDIR AL PUEBLO INSURRECCIÓN?, con un Gobierno Usurpador, violador de la constitución, si el artículo 277 constitucional, el Presidente ejerce el mando directo de las Fuerzas Armadas, mismo que violentó el artículo 239 constitucional (Reelección Presidencial), ese mismo Presidente es Candidato, ese mismo Presidente es el que pone a disposición a las Fuerzas Armadas por el 272 Constitucional al Tribunal Supremo Electoral que ha electo su propio Partido y es el mismo Presidente que por disposición del 272, si nos vamos en insurrección facultados por el artículo 3 Constitucional, por la violentación a la norma fundamental, aplicará bajo pretexto DE MANTENER LA PAZ Y EL ORDEN PÚBLICO el 272 haciendo saltar a los famosos Tigres de las Fuerzas Armadas contra el Pueblo.

SON CONTRADICCIONES CONSTITUCIONALES MONSTRUOSAS DE GRAVE PELIGRO DEMOCRÁTICO Y CIVIL, las que hoy vemos en juego con los hechos fraudulentos de las elecciones del 26 de noviembre del año 2017, aunando a esto de verificar o que se investigue si el Presidente candidato Juan Orlando Hernández Alvarado, que controla este estamento del estado, no ordeno la posible sustitución en el camino de Maletas Electorales a quienes le custodiaban.

Es de hacer recordar a la población hondureña, que el Gobierno de Honduras y las fuerzas Armadas no obedecen a mandos nacionales, sino extranjerizantes del Imperio Norteamericano.

Por este y los motivos de corrupción señalados no solamente el Presidente JOH deben desaparecer del poder público, sino que también las FFAA, no son garantes de nuestra vida civil y democrática.

Carlos Augusto Hernández Alvarado.
Abogado y Notario
carlosaugusto69@yahoo.com
P.D.=> No soy hermano de JOH.

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en Editoriales

Trends

Política

To Top