Seguinos

Hija de Berta Cáceres: “No nos alegramos de sus tragedias”

Honduras

Hija de Berta Cáceres: “No nos alegramos de sus tragedias”

Recuerdo cuando mas de una docena de sicarios entraron a asesinar a mi madre mientras se aprestaba a dormir, recuerdo el dolor del pueblo, la indignación, la impotencia de aquella desgarradora madrugada y de los días siguientes hasta hoy.

Recuerdo que desde ese escalofriante día muchas personas no fueron nunca más las mismas. 

Recuerdo el dolor que nunca se irá porque nadie ni nada nos devolverá a nuestra madre, nadie ni nada la repondrá. 

Una de las cosas que más me impresionó fué enterarme que uno de sus autores intelectuales en su hacienda celebró con bombos y platillos, con guaro y banquetes el asesinato de aquella mujer que caía invicta en su ética, coherente hasta el último segundo de su vida, sobreviviente de la criminalización que emprendió DESA y el gobierno de Porfirio Lobo y de Juan Orlando Hernández contra ella, sobreviviente de la campaña mediática de desprestigio y de odio que desató el COHEP a través de la Sra. Aline Flores en su contra, como también el analísta político de la derecha en éste país, el Sr. Juan Ramón Martinez, el Cardenal Oscar A. Rodriguez y por supuesto todos los medios de comunicación masivos de éste país. 

Aquella mujer que las amenazas de hacerle de todo no pudieron socavar sus convicciones y resistencias, su disciplina, su entrega a una causa mas grande que lo terrenal.

Recuerdo a los hipócritas de chaleco entrar por las puertas de la casa donde la velábamos diciendo a los medios de comunicación que el gobierno había pagado los boletos aéreos de mis hermanos, lo cual era una mentira más. Como mentira era que su asesinato era pasional, que había renunciado a sus medidas cautelares, que su asesinato era consecuencia de un pleito de poder a lo interno del COPINH por los millones del Premio Goldman, como mentira era y es también que sus “3 hijas veinteañeras ponen en mal al país” y miles de falacias más.

Cuanto dolor nos ha ocasionado ver y escuchar todos los horrores contra ella, ya fallecida, ya asesinada por sus mismas garras escuadroneras que ahora con la misma intensidad y voracidad se afilan y se entierran contra nosotros; sus hijos y su pueblo, que seguramente si nos toca el mismo camino que a ella seremos ” respetables damas” en sus discursos, por ahora somos unas aprovechadas, unas malas hondureñas, unas locas, unas putas, unas vividoras, como lo dijeron de ella en vida. Como les gusta hablar “bien” de los héroes muertos, como les gustan los héroes pero muertos.

He dicho mil veces: No queremos venganza, porque no somos como ellos, queremos justicia para Berta y para todos nuestros mártires.

Y como no somos como aquellos que le quitaron la vida de la manera mas cruel y horrorosa a mi madre; siento como el propio el dolor de las 24 familias a las que se les ha arrancado con las balas asesinas del ejército y de la Policía a su ser amado y lamento profundamente la trágica muerte de las 6 personas a bordo del helicóptero. Porque las vidas son irreparables. Mis más sinceras condolencias a sus familiares, hijos, esposos y esposas, padres y hermanos.

No, nosotros no nos alegramos de sus tragedias. No. No somos iguales.

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en Honduras

Trends

Política

To Top