Seguinos

Jorge Aldana: Pero con qué corazón te vamos a quitar el pan de cada día

Editoriales

Jorge Aldana: Pero con qué corazón te vamos a quitar el pan de cada día

Jorge Aldana: Pero con qué corazón te vamos a quitar el pan de cada día

Lo que le contestó el alcalde electo de la ciudad capital, Jorge Aldana, a una barrendera municipal de 70 años que le preguntó si la despediría al llegar al poder.

Jorge Aldana es el alcalde electo del Municipio del Distrito Central, tras una votación histórica que le puso fin a más de dos décadas de hegemonía azul en la capital, Aldana bajo la bandera de Libertad y Refundación LIBRE, en alianza de hecho con el Partido Salvador de Honduras, derrotó al candidato del oficialismo, David Chávez Madison, actual diputado y presidente del Partido Nacional de Honduras, fuertemente cuestionado por presuntos actos de corrupción y por haber dado un discurso en supuesto estado de ebriedad.

Aldana tras su victoria, se ha reunido con diferentes sectores para recibir propuestas y construir lo que él considera, una capital más humana y digna. Aldana con un discurso esperanzador plantea resolver problemas fundamentales como el acceso al agua potable o al alcantarillado, dos problemas que los diferentes ediles nacionalistas que han desfilado por la jefatura de la Corporación Municipal capitalina no han resuelto.

Aldana fue abordado por periodistas capitalinos sobre cúal será el devenir de los actuales empleados municipales, a lo que Aldana contestó: «Un paracaidista que agarre su vuelo y se vaya”. De forma contundente reveló que no permitirá «paracas» en la municipalidad.

Pero, aclaró que las personas que cumplen con su trabajo en tiempo y forman, merecen trabajar y que no les quitará «El pan de cada día». Aldana contó un anécdota muy emotivo, que tocó el corazón de los capitalinos, «Lo que yo le garantizo a las personas y se lo digo porque me tocó vivir una experiencia antes de la campaña donde conversé con una señora de 70 años de edad que estaba barriendo las calles un domingo a las 7:00 de la mañana, se me acercó y dijo: ¿Jorgito, nos van a despedir si ganan?. Mi amor, pero con qué corazón te vamos a quitar el pan de cada día; gente así merece trabajar, un paracaidista que agarre su vuelo y se vaya”, narró.

Comentarios

Más en Editoriales

Hasta arriba