Seguinos

De quién depende levantar la prohibición de la anticoncepción de emergencia en Honduras

Editoriales

De quién depende levantar la prohibición de la anticoncepción de emergencia en Honduras

Por: Regina Fonseca

Desde que se prohibió la anticoncepción de emergencia en 2009, mediante un Acuerdo Ministerial firmado por el entonces ministro de salud Mario Noé Villafranca, en Honduras se han disparado los embarazos en niñas y adolescentes. Poco se habla de esto y a veces algún informe sobre estos índices aparece por ahí y aunque pueda generar una conversación, no logra ningún cambio en la situación actual y termina disipándose.

Aun en esos informes o reportajes puede pasar desapercibido que una salida a este problema es precisamente la anulación de ese acuerdo ministerial para que las mujeres y niñas puedan evitar un potencial embarazo producto de una relación sexual sin protección o de una agresión sexual. Suele nombrarse la necesidad de información o incluso de fortalecer valores pero no se habla de la necesidad de tener acceso a este insumo anticonceptivo.

Un hecho demostrable es que los embarazos en niñas y adolescentes han aumentado y el acuerdo ministerial le puso la fresa al pastel. Para contar con la realidad actual: desde la prohibición, más de 213,000 adolescentes han parido en los hospitales públicos del país, de ellas, más de 9,400 tenían menos de 15 años.

Asimismo, 7 mujeres cada día, 3 de ellas menores de 15 años, han sido evaluadas por Medicina Forense por denunciar haber sido víctimas de violencia sexual y a ninguna de ellas se les ha ofrecido la anticoncepción de emergencia para evitar un embarazo producto de esa violación. Esto ha venido ocurriendo en los últimos 10 años.

La prohibición, quién sabe basado en qué supuestos, ha caído como otra desgracia para las mujeres, y todos los ministros y ministras de salud de los últimos 10 años, han podido, pero no han querido, cambiar esa realidad.

Hoy está en las manos de la ministra de salud Alba Consuelo Flores, si es que el ejecutivo le permite esa autoridad (que sí le da la ley de administración pública): anular el acuerdo para permitir una vida mejor para las niñas y mujeres hondureñas. No es asunto del Congreso Nacional, tampoco es asunto del Poder Judicial, ni siquiera del presidente del ejecutivo. Es una potestad privativa de esta ministra, que como a los anteriores, será sometida al juzgamiento de la historia por sus hechos.

La Comisión de Salud del Congreso Nacional anunció que antes de terminar el mes de agosto del 2019 emitirá una Moción Exhortativa a la ministra Flores para que cree un nuevo Acuerdo Ministerial que levante la prohibición de venta y consumo de la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia PAE.

Esto deja dos cosas claras, la primera es que la responsabilidad de suspender la prohibición está en el Poder Ejecutivo, y no en el Legislativo o el Judicial. Y segundo que existe una voluntad política de corregir un error de hace ya una década.

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en Editoriales

Hasta arriba