Seguinos

Cinco criminalizados por exigir justicia para Keyla

Tinta Verde

Cinco criminalizados por exigir justicia para Keyla

Cinco criminalizados por exigir justicia para Keyla

Ha pasado una semana desde el asesinato de la joven estudiante de enfermería Keyla Martínez en una posta policial de La Esperanza, Intibucá. El saldo hasta ahora ha sido una serie de contradicciones en el relato de la policía, la impunidad de los hechores y cinco jóvenes criminalizados por protestar en contra de la impunidad y la complicidad de toda la institución policial y el Estado de Honduras.

El miércoles 10 de febrero, en horas de la tarde, durante una protesta pacífica convocada por diversas organizaciones feministas y acuerpada por organizaciones estudiantiles, la Policía Nacional y los militares dieron persecución y captura a quienes participaban en la acción que tenía como objetivo exigir a las autoridades competentes la agilización de la investigación para dar con los culpables del asesinato de Keyla.

La acción de protesta pacífica inició a las 3.30 pm en el Parque Central de Tegucigalpa. La actividad se desarrolló con tranquilidad hasta que de manera confusa ocurrió el incendio de una moto policial, generando quemaduras de primer grado en la pierna de un oficial. Se desconoce realmente los pormenores que provocaron el incendio, sin embargo, luego del hecho la policía dio persecución a las y los protestantes que se movilizaban hacia La Facultad de Ciencias Médicas, donde estudiaba Keyla Martínez.

Criminalización a la protesta
El resultado de esta terrible persecución por el centro de la ciudad fue la detención de cinco estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) que fueron golpeados y llevados a la posta policial del Core7 ubicada en Barrio Abajo, acusándoles del incendio de la motocicleta y las heridas del oficial sin que existiera una prueba que los relacionara con ese hecho.

Las alarmas saltaron cuando organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación se apersonaron a la posta policial del Core 7. La versión oficial de los policías a cargo era que no habían detenidos, pero se tenía versión de manifestantes que habían visto entrar las patrullas con los detenidos.

La solidaridad no se hizo esperar y en las afueras de la posta se aglutinó un grupo de protestantes para resguardar la vida de los detenidos, y luego de un ambiente bastante tenso, de negación de acceso a medios de comunicación y de entrada a defensores y defensoras a la militarizada de posta policial y sus alrededores, la policía reconoció que estaban en dicho lugar.

Los detenidos son Eduardo Molina, Cristopher Flores, Alex Laguna, Joel Rojas y Josué Fonseca, a quienes mientras estuvieron detenidos se les violento sus derechos por parte de policías y militares, que los golpearon, insultaron y amenazaron.

A los estudiantes se les imputan los delitos de lesiones, incendio, manifestación ilícita, daños y atentado y fueron entregados bajo medidas sustitutivas a COFADEH la noche del jueves 11 de enero, luego de más de 24 horas detenidos con la citación de regresar a los juzgados el 24 de febrero para la realización de la audiencia inicial.

El accionar sistemático de la criminalización a la protesta social que el Gobierno ha intensificado durante los últimos 10 años, según organismos de Derechos Humanos más de cinco mil personas han sido criminalizadas en Honduras por protestas sociales en la última década. Esto deja claro la estructura dictatorial, la violación a la democracia y la impunidad con la que el Partido Nacional de Honduras gobierna.

Iris Romero.

Tinta Verde es un proyecto formativo y divulgativo periodístico enfocado en tratar a profundidad la problemática que viven las mujeres de Honduras, y articular herramientas de comunicación para enfrentar la desinformación y manipulación informativa con sesgos machistas y discriminatorios que existe en el país.

Comentarios

Más en Tinta Verde

Hasta arriba