Seguinos

Santos Orellana: JOH me amenazó porque conozco la ubicación de las caletas de TH

Noticias

Santos Orellana: JOH me amenazó porque conozco la ubicación de las caletas de TH

Santos Orellana: JOH me amenazó porque conozco la ubicación de las caletas de TH

El aspirante a la presidencia por el Movimiento Independiente Dignidad y Esperanza (MIDE), Santos Orellana, denunció la mañana de hoy (Lunes, 27.09.2021), a través de unas declaraciones brindadas a una cadena radial, la presunta persecución y seguimiento a su familia y sus actividades políticas, según Orellana, el responsable de esto sería el jefe del ejecutivo hondureño, Juan Orlando Hernández Alvarado.

El ex-miembro de las Fuerzas Armadas de Honduras presume que el origen de esta percusión es por el conocimiento que el precisa de la ubicación del dinero del convicto hondureño sentenciado por la corte del Distrito Sur de Nueva York, Estados Unidos, Juan Antonio «Tony» Hernández.

Orellana afirmó que, “nos han tirado drones a nuestra casa y un helicóptero de las Fuerzas Armadas siempre se estaciona encima de mi vivienda como que hará operaciones. Asimismo, un grupo de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), ha hecho vigilancia a mis hermanos en Yamaranguila, Intibucá. Nosotros siempre hemos sido transparentes y presentado todo lo que tenemos”.

En ese sentido, dio a conocer que “la semana pasada la ATIC se movilizó a Yamaranguila para buscar propiedades o empresas que tengo. Pero, porque no preguntan dónde está el dinero de Tony Hernández o por el hermano del presidente de la Corte Suprema, que es mencionado en ilícitos en el occidente del país”.

Por último, dojo que “Hoy entregaremos información de donde se guarda ese dinero que nunca le han incautado, para que el pueblo hondureño conozca de que se trata la persecución que hoy en día percibimos”, revelando que denunciará este hostigamiento ante la Corte Interamericana ubicada en Costa Rica, porque en Honduras no ha tenido el apoyo de los entes protectores´´

Comentarios

Más en Noticias

Hasta arriba