Seguinos

5 familias palestinas controlan la economía y el poder de Honduras

Noticias

5 familias palestinas controlan la economía y el poder de Honduras

Cuando hace once años el ejército sacó a Manuel Zelaya del poder y del país a punta de pistola, un grupo de poderosas familias se escondía detrás del último golpe de Estado en el continente.

Son los conocidos como «turcos», un puñado de familias de origen palestino que controla cerca del 40% del PIB del tercer país más pobre de América y que decidieron acabar por la vía rápida con el presidente que coqueteaba con el chavismo.

Son los Atala, Faraj, Facussé, los Larach, los Nasser o los Kafie. Apenas un grupo de familias que controlan las fábricas ensambladoras (maquilas), la energía térmica, telecomunicaciones, turismo, banca, finanzas, medios de comunicación, teléfonos, cementeras, puertos y aeropuertos. Prácticamente todo. Son el núcleo duro de ese 3% de hondureños que controla la producción nacional en un país quebrado económicamente y con un 70% de pobres.

Entre los árabes emblemáticos estaba el Tío Miguel Facussé (dueño de bananeras en la zona baja del río Aguán) donde persiste un gran problema con campesinos por las tierras e incluso fue acusado de asesinar campesinos. Carlos Flores Facussé, ex presidente de Honduras es el dueño del «Diario La Tribuna», y los Canahuati son los dueños de «El Heraldo» y “La Prensa” farmacéuticas y empresas de armamento textileras.

Están en todos los negocios, son todos primos, si no lo eran de sangre cuando llegaron, emparentaron a sus descendencias y manejan todo, absolutamente todo. Los judios Rosenthal son los únicos que hacen algún tipo de contrapeso, pero no son tan poderosos.

La mayoría no sabían leer escribir y tampoco hablaban español cuando llegaron al país centroamericano en los años 50, pero medraron detrás de un mostrador, creando periódicos, explotando minas o trayendo la electricidad y el teléfono al país. Se casaron entre ellos, enviaron a sus hijos a universidades americanas y tres generaciones después siguen controlando el país sin admitir a nadie más en su club de ‘poderosos’.

«El Golpe de estado fue el golpe de las élites empresariales que utilizaron al ejército» explica Victor Meza, uno de los intelectuales más reputados del país. «Esas seis y ocho familias toman las grandes decisiones y aunque Zelaya jamás afectó sus intereses no están acostumbrados a que el presidente no les obedezca».

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en Noticias

Hasta arriba