Seguinos

POEMA AL NIÑO DE LA CALLE

Cultura

POEMA AL NIÑO DE LA CALLE

Caminas sin rumbo,
no tienes premura en llegar,
a donde vas, tan solo te importa,
recibir en tus manos,
un vaso de agua y un trozo de pan…
tú no tienes quien te ayude,
eres de la calle, como muchos más,
abandonado eres por seres malvados,
quedaste solo y desamparado,
desprotegido del amor maternal…
En la plaza del pueblo cuando te ven,
la gente murmura palabras de compasión diciendo:
¡pobrecito, tendrá familia,
anda descalzo, no le da frío,
tendrá miedo,  es tan solo un niño!
El compadecimiento y la indiferencia del inhumano
se hacen notar,  tal pareciera que gozan,
al ver la desdicha del niño,
que sonriente los ve pasar,
y extiende su mano por un trozo de pan…
Mas nunca pierdes la fe en ser grande
que  te mantiene de pie y te dejas llevar  por tu destino,
eres como hoja seca caída de un árbol,
que es arrastrada por el viento,
que en lo alto se pierde en cielo…
o como un  barco que navega  a la deriva,
guiado por las estrellas  en la oscuridad,
y al  amanecer busca el horizonte,
en ese inmenso mar…
Mas la naturaleza  te hizo su hijo,
y te dio  fuerzas y dones a desarrollar
¡Pensamientos  sublimes
que en la vida te harán triunfar!
Porque tú eres un  niño,
que  cada paso que das,
te hacen madurar, en esa cruel realidad,
al que sin pedirlo  eres sometido,
desde que fuiste  concebido…
Tú eres inocente, eres un niño,
que en su mirada pide:
Hogar, cariño y un trozo de pan…
así pasan  los días y los años,
y cada vez caminas más y más,
por un camino sin fin,
que no tiene final de andar…
niño  de la calle eres bendito
por andar descalzo, con frío,
con sed y hambre…
mas no olvidéis jamás,
que el sol y la luna son tus testigos,
que tu amada madre naturaleza,
te hace crecer, como un  milagro de Dios,
“por  volar en lo más alto del cielo
o andar  a la deriva en el inmenso mar”…
 
Autor: Leobardo Cruz Magariño, Abogado y amante de la lectura y la poesía
Continuar leyendo
Tal vez te interese

Libertad Digital nace en la primera gran oleada de digitalización del siglo XXI. Consciente de nuestro tiempo, dejamos por sentado que un periódico digital en una época tan inestable en nuestra querida Honduras, no podía ser sino políticamente vanguardista y progresista.

Comentarios

Más en Cultura

To Top