Seguinos

LOS CRÍMENES CONTRA ABOGADOS Y NOTARIOS.

Editoriales

LOS CRÍMENES CONTRA ABOGADOS Y NOTARIOS.

El sistema actual en el que vivimos destila crimen por todos sus poros, debo puntualizar que en el caso de la abogacía desde la primera clase que se recibe en las escuelas de derecho en todo el país, los abogados comienzan a morir, ¿Acaso no es una muerte el que la academia jurídica este por detrás de su evolución histórica generando ignorancia?

La formación académica de abogados, está circunscrita a una serie de teorías aisladas que tienen más repercusión en el estudio de códigos y leyes que dan como resultado, abogados codigueros, desprovistos de análisis y conciencia crítica.

No estudiamos derecho político con la profundidad que se requiere, para ajustar los cambios normativos a la exigencia social y cuando lo hacemos es bajo el argumento de la detentación del poder de los grupos privilegiados, la filosofía del derecho y la ética son sin el rigor que deben tener las ciencias jurídicas en particular para hacer de los profesionales validos en conducta y críticos en el análisis.

El abogado ya graduado es un manojo de inexperiencia académica y profesional, que se comienza a nutrir desde las estructuras del estado como un tramitador, gestor, manipulador, bajo la voluntad de un sistema político que está diseñado al servicio de particulares o de gestiones privilegiadas.

Podemos experimentar como desde los poderes y las instituciones públicas, los profesionales del derecho, en especial los operados de justicia, están anquilosados sin criterio dando respuestas vagas, torpes e inoportunas, a una sociedad que requiere justicia en la plena expresión de la palabra.

Lo señalado precedentemente es una trampa mortal para el ejercicio profesional, los abogados y notarios independientes tropezamos a diario con esta negligencia que viene desde la formación inicial, hasta las estructuras públicas, un brillante profesional del derecho puede quedar exhibido ante la idiotez ignorante de los gestores públicos en derecho.

Siempre he señalado que una de las grandes culpables en no hacer cambiar y re-direccionar estas cosas es la UNAH, siendo la Rectora de la Educación Superior Hondureña el impacto de ella en estas ciencias jurídicas es casi nulo, no solo académico, sino critico en su labor de extensión frente a la sociedad hondureña.

Ha sido incapaz de articular la riqueza académica entre ella y el estado para proponer las grandes reformas que se requieren, prefiriendo entrar a la consultoría extranjera y las copias de leyes que no se adaptan fácilmente a nuestro modelo de sociedad, siendo esto una negación absoluta de las ciencias jurídicas.

El profesional del derecho ya sea este abogado o notario queda en un callejón sin salida cuando pretende enarbolar su honestidad aparejada al ejercicio profesional, porque el sistema corrupto y anti académico, que es muerte en sí misma, le exige tener que ceder, ya que de lo contrario no se articula el ejercicio decente de su prosperidad, ni se abren las oportunidades a los profesionales del derecho.

Las asociaciones profesionales como el Colegio de Abogados y la UNAH, lejos de acuerpar una conciencia crítica y de análisis riguroso, se volvieron comparsas de los dos principales partidos políticos generadores de atraso en Honduras.

Han sucumbido en especial el CAH, ha actos de corrupción pavorosos que han degradado la calidad de los profesionales, cerrado oportunidades, in-dignificado la vida profesional y se silenciaron frente a las atrocidades sistemáticas del estado.

En este encierro los abogados y notarios somos víctimas no solo de la corrupción, sino de la violencia generada por el estado como forma de solución de conflictos.

Mas 180 colegas asesinados en total impunidad, muestran el degradante proceso que tenemos.

Desde mi posición critico reflexiva, deseo con el logo que acompaña esta publicación, iniciar una campaña para que se pare esta forma de violencia contra un grupo profesional tan importante en la vida del país.

Haciendo un llamado al sistema institucional hondureño, en especial a nuestras asociaciones gremiales ya que los abogados y notarios caídos en esta sociedad, no son seres inanimados a los cuales solo se les dote de un acuerdo de duelo.

Sino, personas humanas donde el fin primordial a protegérseles es la vida y su dignidad para vivirla.

Carlos Augusto Hernández Alvarado
Abogado y Notario
carlosaugusto69@yahoo.com
NO HERMANO DE JOH
¡NO MAS CRÍMENES CONTRA ABOGADOS!

Continuar leyendo
Tal vez te interese

Libertad Digital nace en la primera gran oleada de digitalización del siglo XXI. Consciente de nuestro tiempo, dejamos por sentado que un periódico digital en una época tan inestable en nuestra querida Honduras, no podía ser sino políticamente vanguardista y progresista.

Comentarios

Más en Editoriales

To Top