Seguinos

Las cadenas de La Ronda “A calzón quitado”

Editoriales

Las cadenas de La Ronda “A calzón quitado”

En cierta ocasión el poeta Paredes le expresó: “será que de ahí viene la frase a calzón quitado” al autor del libro El amancebamiento como delito sexual en la Alcaldía Mayor de Tegucigalpa en el siglo XVII (Valladares, O., 2009) al narrar el juicio y castigo ejecutado en 1677 contra el “mulato libre” Juan de Valderas y la “negra esclava” Tomasa acusados de haber sido encontrados con “pantalones abajo” por la guardia nocturna atrás de la iglesia La Merced del pueblo de Tegucigalpa.

Este sólo es un ejemplo de tantos casos documentados, sin mencionar los numerosos hechos perdidos en la memoria, de la sexualidad y sus condicionamientos de eso que llamamos “sociedad” en la historia de Honduras y del mundo. Es así, que al abrir el telón en Memorias “al calzón quitado” vamos al encuentro de la humanidad sin rodeos y prejuicios.

La obra: Reigen (La Ronda) obra de teatro escrita a 1897 y publicada en 1900 por Arthur Schnitzler tuvo que enfrentarse a la censura, logrando en 1912 realizar una presentación clandestina, pero sería hasta 1920 su estreno a cargo de la dirección de Hubert Reusch en Berlín durante el periodo de la Republica del Weimar (1919-1933).

La estructura dramatúrgica de la obra consta de 10 escenas articuladas magistralmente por el autor para darle vida a una comedia que penetra a lo moral, a la psicología humana en toda su dimensión por cada estrato social.

La puesta en escena de Memorias: Tito Ochoa en colaboración de Inma López y José Luis Recinos adaptan a nuestras voces y memorias una obra donde los personajes encadenados en “La Ronda” de sus subordinaciones a una “racionalidad” e “irracionalidad” tejida por una sociedad en sus formas de producción y hegemonía cultural para mantener un orden establecido, aunque hierva la olla de presión de esa humanidad reprimida.

Lo real, lo verdadero, lo racional, lo moralmente correcto se ensancha en una historia de construcciones hegemónicas donde lo inmoral es juzgado en consenso de las mayorías y pese a que sea lo contrario siempre será entendido de esa manera (Fromm, E., 1966).

Lo feo convertido en bello y lo “irracional” en “racional” es la lección de una estructura “social” basada de la explotación laboral “correctamente necesaria”…

El soldado (Jean Navarro), la prostituta (Mariela Zavala), la criada (Gyanendra Portillo), el señorito (Oscar Quiroz), la esposa (Marey Álvarez), el esposo-pastor (Gabriel Ochoa), la actriz (Inma López), el poeta (Oscar Quiroz), El Ministro de Cultura (José Luis Recinos) son los personajes designados por una “realidad” compleja, donde la conciencia sometida una racionalidad moral, pero incapaz de frenar lo que Fromm cuestionaba sobre que “gran parte de lo que es consciente es ficticio y que gran parte de lo inconsciente es verdad” (Fromm, E., 1966).

Las escenas -con un bien logrado ritmo- que hace estallar en risas a los espectadores, dejándolos de ser simples espectadores para mover sus esquemas en sus golpeadas conciencias.

La obra va exponiendo la psiquis de personajes desde los más bajos estratos, violentados y expuestos a clandestinas pasiones y emociones, pasando por los letrados, existencialmente encerrados en sus capacidades creadoras y búsquedas. También, un penetrante tambú de la “santidad” del matrimonio, expuesto por el personaje del esposo-Pastor, que coacciona a su esposa con legítima violencia a nombre de dios y la empresa religiosa, mientras busca canalizar sus deseos sexuales en alguna chica “humilde” en la calle, sin saber que su esposa se encuentra en privado con un chico para poder liberase de su forzada abstinencia.

Tal como el viejo moralismo de las “buenas familias” de Tegucigalpa, que expulsaban a Comayagüela lo “moralmente incorrecto”, aunque a la sombra de la noche cruzaban el puente para buscar en la clandestinidad sus indescifrables pasiones (Amaya, J., 2013). Finalmente, el funcionario (Ministro de Cultura) ejemplar de la clase gobernante, representa violentamente el reduccionismo del ser humano al valor de cambio, si no se puede negociar con idealistas hay que ser pragmáticos, así lo demuestra al encajar mejor con el negocio de la prostitución, la plusvalía del cuerpo es más rentable que el teatro y las peligrosas letras.

Todos los personajes entran y salen de la cama, del rincón, de las cuatro paredes del silencio e instinto. Que más humano puede ser convertirse en la “cuarta pared” en la sala de Teatro Memorias para humanizar y repensar nuestra Honduras amenazada por los fundamentalismos y la represión desatada…

Tegucigalpa, 02 de junio de 2018.

Fotografía de Clarissa Donaire.

Edgar Soriano

Comentarios

Más en Editoriales

To Top