Seguinos

LA SEGURIDAD SOCIAL Y LO QUE PASA EN NICARAGUA

Editoriales

LA SEGURIDAD SOCIAL Y LO QUE PASA EN NICARAGUA

En Honduras en 2002 los trabajadores pagaban 121 lempiras y las empresas 245 lempiras por trabajador al Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS). Ese mismo año empezó un proceso de tercerización y semi privatización de servicios. Sin embargo la cuota siguió creciendo.

En 2018 los trabajadores pagan 425 lempiras y las empresas 850 lempiras por trabajador al IHSS. Esto significa un aumento del 400% en 16 años, lo que equivale a un aumento anual de 25% (dato que no es exacto por que en el Poder Ciudadano en vez de aumentar la cuota se buscó ampliar el número de beneficiarios y beneficiarias – empleadas domésticas por ejemplo – y así aumentar los ingresos de la institución).

Este aumento del 400% se sigue pagando a pesar que el proceso de semi privatización siguió, y muy a pesar del descarado desfalco de más de 350 millones de dólares que quebraron la institución a manos del gobierno nacionalista en 2012. Lo que quiere decir que se sigue pagando aunque no hay medicamentos ni fechas para citas u operaciones.

En Nicaragua se propuso un aumento del 3% sobre el salario (No sobre la cuota cómo en Honduras) lo que significa un aumento del 16% al 19% en el salario. Y si, es un golpe a la bolsa. Cómo cuando en Honduras pasaron del 12% de impuesto al 15% y luego al 18% en el impuesto a la venta. Sin dar explicación de para que se iba a usar ese dinero.

El aumento en Nicaragua, según el gobierno sandinista, es por qué ya para el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) es insostenible mantenerse con su ingreso actual.

Otra cosa importante de señalar es que el gobierno sandinista se negó a empezar un proceso de tercerización o semi privatización recomendado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) cómo el que empezó Honduras en 2002 (hace 16 años) y que vulneró el sistema, lo que después abrió el camino al desfalco cachureco.

En Honduras a eso le llama “rompimiento de techos” del Seguro Social y ya ni llama la atención en las noticias por lo común que es. Así que si alguna vez escuchó el tema o lo escucha de nuevo debe saber que significa aumentar la cuota en el Seguro Social.

El INSS no sólo cubre a la clase trabajadora y jubilados cómo en casi todos los países de América Latina lo hacen los institutos de seguridad social, si no que por acuerdos políticos promovidos por lo sandinistas (O sea por el gobierno de Daniel Ortega) cubre también a los lisiados de la guerra y a las familias de las víctimas de la guerra y esto es parejo sin importar si fueron sandinistas o contrarrevolucionarios. No hay sesgo político en el beneficio.

Debido a la situación de pobreza los trabajadores y trabajadoras aseguran que no pueden pagar ese 3% y los empresarios aseguran que van a quebrar (cómo dicen en Honduras cada vez que se plantea un aumento salarial). El Gobierno asegura que no pactará con el FMI y que el aumento va.

La gente salió a las calles en Nicaragua y han habido enfrentamientos y muertos y heridos. Los empresarios presionan y llaman a la violencia en contra de funcionarios y elementos de seguridad, el pueblo sandinista organizado sale a la calle y se enfrenta a los manifestantes, la Policía hace lo propio. Ya van cuatro muertos en menos de tres días.

Este artículo busca aportar en el debate informado de lo que pasa a nuestro par. No se trata de que todo es bueno o todo es malo. La represión es lamentable. (Punto). Hasta es condenable, pero seríamos muy ingenuos si no vemos que está crisis quiere ser aprovechada y está siendo aprovechada también por el imperialismo gringo que ya ratos le anda hambre a Nicaragua.

Tampoco el análisis es tan sencillo cómo decir JOH es igual que Daniel o Daniel igual que JOH por que reprimen o por qué se reeligieron. Hay intereses detrás y es nuestra tarea informarnos más y mejor. Y debatir. No se trata de un partido de fútbol donde escogemos uno de los dos equipos por 90 minutos, estamos hablando del futuro y presente político de nuestro país vecino.

Sólo un dato más para desmentir una falacia demasiadas veces repetida hoy en Honduras. Aunque es cierto que en 2013 Daniel Ortega fue el primero en reconocer a JOH, ahora en 2017 y luego del fraude contra la Alianza de Oposición, el gobierno de Nicaragua (o sea Daniel Ortega) fue el único país de Centroamérica en No reconocer a JOH.

Esperemos que pare el enfrentamiento en Nicaragua y se encuentre una solución pronto. Lo peor que podría pasar es que se agudice el conflicto promovido, no por los intereses del pueblo nicaragüense, si no por la geopolítica de la región. Y que aquellos que defienden al narco-gobierno nacionalista en Honduras y llevan cinco años en guerra económica y mediática contra Venezuela pongan sus ojos en Nicaragua.

Ojalá que está crisis motive el estudio, interés y lectura de la historia de Nicaragua, de su revolución, la guerra, la paz, los gobiernos liberales y el retorno de los sandinistas al poder. Que podamos debatir y aprender de nuestros vecinos. De sus errores y aciertos.

Y finalmente sobre la violencia contra las manifestación y el uso de la Policía cómo aparato represivo es sin duda un recurso lamentable del que hacen uso los gobiernos. Ojalá que cuando nosotros y nosotras lleguemos al Poder no nos haga falta.

Gerardo Torres

Comentarios

Más en Editoriales

To Top