Seguinos

LA POLÍTICA CÓMO MERCANCÍA

Editoriales

LA POLÍTICA CÓMO MERCANCÍA

La renuncia del vocero de la Misión Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras MACCIH, Juan Jiménez Mayor, es a penas el inicio de otro escándalo mayor que incluye al Secretario General de la Organización de los Estados Americanos OEA, Luis Almagro, a altos funcionarios de ese organismo y para variar a funcionarios del gobierno de Honduras.

Se ha filtrado que el canciller hondureño Leonidas Rosa Bautista intercambio votos y acciones en contra de Venezuela a favor de la intervención a ese país, a cambio de – entre otras cosas – desarticular la investigación contra los corruptos en Honduras. La línea del gobierno de Honduras era; a cambio de parar la MACCIH lo que fuera: golpe interno al Canciller Boliviano, apoyo a la intervención militar a Venezuela y apoyo a grupos terroristas en Caracas.

De esto podemos sacar dos aprendizajes importantes. El primero es que nuevamente Venezuela tenía razón cuando señalaba a la OEA cómo un aparato antidemocrático que sólo buscaba representar los intereses de los sectores más conservadores del continente. Había tráfico de influencias, habían otros intereses más allá de la democracia venezolana, cómo lo dijo muchas veces la canciller venezolana Delcy Rodríguez.

Por otro lado este es el segundo caso en menos de dos meses en que sabemos que el gobierno de Honduras intercambio votos en contra de otros pueblos del mundo a cambia de salvaguardar su impunidad. Ya lo vimos a finales de diciembre 2017 cuando a cambio del reconocimiento del Departamento de Estado a los espurios resultados electorales del Tribunal Supremo Electoral TSE, que dieron cómo ganador a Hernández (a pesar de todas las pruebas de fraude), el gobierno de Honduras en Naciones Unidas fue capaz de acompañar al presidente Trump en la locura de nombrar a Jerusalén cómo capital de Israel en una total falta de respeto a la dignidad del pueblo Palestino y una innecesaria escalada de tensión en el Medio Oriente.

Parece que a los nacionalistas hondureños no les importan las consecuencias internacionales de sus acciones. Y apoyan invasiones militares en Sudamérica a cambio de seguir robando, y apoyan el asesinato de miles de inocentes en Palestina a cambio de seguir ocultando sus narco negocios.

Hoy viernes 16 de febrero el expresidente Manuel Zelaya ha convocado a una movilización a la sede de la OEA en Tegucigalpa (4:00pm), para exigir los resultados de la investigación de Juan Jiménez Mayor que sabemos incluyen a 160 diputados, en su gran mayoría del Partido Nacional, así cómo a otros funcionarios del gobierno. También a exigir una investigación real del tráfico de influencias en los niveles más altos de la OEA.

Nuestra dignidad, nuestra democracia y nuestra paz no son mercancía con la que puede negociar la embajada de los Estados Unidos o los corruptos que defiende en Honduras. La dignidad del pueblo reside justamente en la fuerza con la que el pueblo la exige, la construye y la resguarda.

En las calles está el poder, no en los pasillos de los edificios de lujo donde trafican mercaderes.

Gerardo Torres

Comentarios

Más en Editoriales

To Top