Seguinos

Honduras, un Pueblo en Rebelión Ciudadana.

Editoriales

Honduras, un Pueblo en Rebelión Ciudadana.

“Por instantes parece que el fantasma de los procesos electorales de México, con López Obrador se convierten en una paradoja histórica para nuestro Pueblo Hondureño”.

El proceso electoral del 26 de noviembre 2017, pretende elegir la Presidencia del Poder Ejecutivo, los 128 diputados al Poder Legislativo y 298 alcaldías de todo el país[1]. Pasados dos meses las denuncias de fraude abarcan los tres niveles.- Sin embargo el silencio mediático nacional e internacional[2] sorprende.

Por los medios alternativos en América Latina las denuncias de un fraude electoral no han parado. No obstante ¿cómo entender que en un país de casi nueve millones de habitantes con un total de votantes de seis millones[3], se esté desarrollando una rebelión ciudadana? Y ¿Por qué un fraude en el proceso electoral de 2017?.

En noviembre de 2006 fue electo presidente de la República José Manuel Zelaya Rosales[4], desde el Partido Liberal (P.L.) contrincante del Partido Nacional (P.N.),  un bipartidismo con más de 100 años de existencia, disputándose los procesos electorales desde 1980 con el retorno a la democracia.  Ambos partidos políticos de derecha. A pesar de ello, en el tercer año de mandato, Manuel Zelaya (Cacique tradicional terrateniente) realizó un acercamiento a las organizaciones sociales y sectores populares; tomó medidas reformistas como: abaratamiento de los precios de los combustibles[5], aumento del salario mínimo[6], no devaluó la moneda nacional, bajó la tasa de interés de la banca privada, inyecto capital a la banca estatal y frenó la privatización de los servicios públicos (energía, agua, telecomunicaciones) fortaleciendo la empresa pública aun existente[7], fue observador de Pretocaribe y firmante del ALBA [8]. Todas estas medidas reformistas[9] afectaron intereses de la empresa y banca privada además de las empresas transnacionales norteamericanas del petróleo; por consiguiente a la embajada de E.U.A. Estos que conformaron un bloque de intereses afectados generaron una campaña contra el Gobierno orquestada desde los medios de comunicación corporativos. Al llegar a su cuarto año propuso la realización de una consulta popular vía encuesta que tenía como fin preguntar al pueblo hondureño sobre la instalación de una Asamblea Constituyente. Este último elemento detonó el malestar de la oligarquía acostumbrada a gobernar para sus intereses de clase, así que desde la institucionalidad el Poder Legislativo y Poder Judicial se enfrentaron a la consulta popular deslegalizándola e impidiendo su realización, con el Golpe de Estado del 28 junio del 2009, que recibió condena unánime de la comunidad internacional.

En noviembre de ese mismo año se celebraron las elecciones generales con protestas desde el Golpe de Estado, por la organización social reciente denominada Frente Nacional de Resistencia Popular (F.N.R.P.) que convoca a la abstención[11]. Bajo ese contexto el Partido Nacional llego al Gobierno y Juan Orlando Hernández (JOH) pasó de jefe de bancada a presidente del Congreso Nacional. Desde entonces el giro a un modelo económico neo-liberal se radicalizó.[12]

En 2011 desde F.N.R.P. se creó el brazo político de la resistencia llamado Partido Libertad y Refundación (LIBRE) que participó en las elecciones generales de 2013 que coordinó Zelaya,  postulando a la Presidencia de Honduras a Xiomara Castro de Zelaya. Ese proceso electoral fue impugnado por LIBRE[13] ya que percibieron una serie de inconsistencias a saber: el irrespeto al Pacto de Guaymuras (que permitió el retorno de Zelaya y la creación del partido político y un magistrado de cuatro en el Tribunal Superior Electoral (T.S.E.) que presidia David Matamoros), compra de votos, redes clientelares, compra de las mesas electorales y ausencia de reformas electorales como rasgos más importantes. En 2013 se demostró que la oligarquía[14] haría todo lo que estuviera en sus manos para evitar que fuerzas progresistas le arrebataran electoralmente el control del Estado.  Juan Orlando Hernández (JOH) sería electo a ocupar el principal cargo de la República y mediante un proceso inconstitucional se postularía a la reelección[15] presidencial en 2016.

Durante estos ocho años se pueden contabilizar 120 asesinatos de activistas sociales, por lo cual Honduras sería denominado el país más peligroso para defensores del medio ambiente[16]: de los cuales resalta el asesinato de Bertha Cáceres. A pesar de ser LIBRE la segunda fuerza de oposición en el Congreso Nacional, el control político se realizó con la colaboración de los dos partidos históricos (P.L. y P.N.).

Las elecciones de 2017 representaban el enfrentamiento de dos proyectos, la oligarquía a través del Partido Nacional, autodenominado el partido más grande de Centroamérica, que ha concentrado el Poder Legislativo y Ejecutivo además de acaparar la arquitectura de la institucionalidad capaz de ejercer la justicia, fiscalización y represión (Policía y Fuerzas Armadas), así como el Tribunal Superior Electoral que sigue siendo presidido por un  viejo militante ex funcionario del Partido Nacional, David Matamoros[17]. En fin un Estado copado por las élites, se enfrentaría, a una ALIANZA de sectores inconformes  con la impunidad del latrocinio en las instituciones estatales, donde sobresale el robo de 304 millones de dólares del Seguro Social[18], la renuncia voluntaria de la soberanía de su territorio con la creación de la zonas especiales de desarrollo, concesiones mineras in-consultas, privatización de carreteras, puertos marítimos y aeropuertos, los vínculos entre políticos y narcotraficantes evidenciados por la Justicia Norteamericana que van desde el hermano[19] de JOH, un expresidente[20] diputados[21], alcaldes, dos ex Ministros[22] de  Seguridad[23], jefe de policía[24], con vínculos a carteles nacionales e internacionales[25] que llegan hasta el Chapo Guzmán(26).

La ALIANZA DE OPOSICIÓN CONTRA LA DICTADURA, se conformó inicialmente por tres partidos políticos, LIBRE, Partido Innovación y Unidad Social demócrata (PINU SD) y Partido Anti-corrupción (PAC). Este último fue fundado y coordinado por Salvador Nasralla hasta 2017, que el T.S.E. interviene[27] a favor de los contrarios a la ALIANZA.

Salvador un periodista deportivo crítico, con una carrera intachable desde hace más de 50 años de ejercer la comunicación, muy reconocido por sus narraciones de los partidos de la selección nacional de fútbol, como candidato independiente inmerso en la ALIANZA despertó fuertes expectativas en la población, muchas simpatías en la juventud y en las capas medias de la sociedad, que se sumaron a los sectores populares, izquierda, y ex-liberales organizados en LIBRE. Su figura dio una cara fresca que recién se había estrenado en las elecciones del 2013 donde fue candidato a la Presidencia por el PAC, y que desde entonces denunciaba que el T.S.E.[28] tiene dueño.

Las elecciones del 26 de noviembre de 2017 se realizaron con civismo y tranquilidad a pesar de una campaña de miedo y satanización desde los medios de comunicación controlados en casi su totalidad. A la 1:00 a.m. el primer informe, el T.S.E. (27 noviembre) anunció la diferencia de 5 % y según el Magistrado Marco Lobo del T.S.E. la existencia de una tendencia irreversible[29] (hecho demostrado por especialistas de la escuela de matemáticas[30] de la U.N.A.H.). Esta diferencia entre Salvador[31] con 45% y JOH con 40% con el 57,19% de las mesas electorales[32]. Ambos candidatos la noche anterior ya se habían declarado electos. Es importante mencionar que el Partido Liberal tercera fuerza política reconoció públicamente a Salvador como vencedor de la Contienda[33].

La movilización popular contra el Golpe Estado del 2009 y la movilización social masiva contra la Corrupción del Seguro Social del 2015[34] muy similar a la de Guatemala, fueron momentos de acumulación de fuerzas, concientización ciudadana, civismo y unidad de acción de distintas capas sociales que hoy se rebelan contra un fraude electoral que no es más que la continuidad del 2009. Un Golpe Electoral a la decisión soberana del pueblo en las urnas. En un país con el 90% de la riqueza concentrada en unas cuantas familias; donde siete de cada diez son pobres y de estos,cuatro viven en miseria, donde el principal rubro que sostiene la economía son la remesas[35] provenientes de los inmigrantes radicados en Estados Unidos, principal socio del mercado nacional.- Y cómo no enunciar que Honduras está entre los cinco países con mayores índices de violencia[36], el más desigual de Latinoamérica[37] y con 95% de impunidad en cuanto al sistema de justicia. En fin un paraíso para la impunidad, crimen organizado, corrupción y concentración de la riqueza.

Tres días después de las elecciones con solo 20%, mas de las actas, por encima del primer informe, JOH empata y gana las elecciones dejando estupefactos a los especialistas en estadística[38].- Superando con un margen de 2 puntos porcentuales y sin una declaratoria oficial del T.S.E., la tácita victoria electoral de JOH  permitió una serie de sospechas como: la prórroga de la declaratoria de los resultados, la caída del sistema informático en tres ocasiones que suman 11 horas, formateo de los discos duros de información electoral acumulada del 26 al 29 de noviembre, la manipulación de 5,178 actas electorales de 18 mil, la negación del T.S.E. a la revisión de las actas de tres departamentos, ausencia de protocolos, alteración del orden de despacho, descarga y recepción de maletas electorales abiertas, problemas de coordinación logística. Junto a la protesta social han obligado a que la observación internacional de la O.E.A.[39] y la Unión Europea[40] (el 4 diciembre) en sus informes denuncien la falta de credibilidad y transparencia del proceso electoral.

La ALIANZA por su parte, un día después de las elecciones (27 noviembre) llamó a celebrar y defender el triunfo frente al T.S.E.- Tras el llamado a las calles[41], tres días después se registraron 29 protestas en todo el país. El día cuatro (30 noviembre) se realizaron 146 protestas[42], de las cuales 105 se realizaron en la capital Tegucigalpa. Para entender la magnitud de la protesta es necesario reconocer que Honduras posee un territorio de 112, 492 KM2. El día 4 tras las elecciones generales (1 diciembre) se declarón 81 protestas[43] fuera de la Capital política, 21 saqueos en la Segunda Ciudad más importante y un número no contabilizado en Tegucigalpa. El presidente de la República y candidato presidencial JOH autorizó el estado de sitio que suspende las garantías constitucionales[44] por 10 días en los horarios de 6pm a 6am. Lo que ocasionó malestar, protestas durante la noche y el llamado hacer bulla desde su casa con cacerolas a las 7pm hasta las 10pm.- protesta que reto al Estado y fue un éxito rotundo de desobediencia civil a nivel nacional. El 15  y el 18 de diciembre se registraron 110 y 100 puntos de tomas pacificas en el territorio nacional[45]

La represión no se ha hecho esperar. Entre el 28 noviembre y 31 de diciembre fueron: 1085 personas detenidas, 34 personas desplazadas por la violencia, 126 manifestaciones reprimidas, y al 15 de febrero, se registran 38 asesinatos políticos[46] de los cuales 21 fueron perpetrados por la policía militar[47], 22 presos políticos, 80 criminalizados judicialmente[48],  y negativa de la policía civil y las fuerzas especiales Cobras a continuar reprimiendo al pueblo, denunciando a la cúpula policial como comparsa de los políticos[49] el 4 de diciembre, mediante un paro de brazos caídos que duro un día.

La Indignación acumulada ha originado la rebelión  ciudadana frente a la ESTAFA electoral. La lucha por recuperar el estado de derecho, la democracia y su institucionalidad. La legalidad y legitimidad están en juego; el tablero de ajedrez político no ha llegado a una conclusión definitiva a este proceso electoral viciado y lleno de fraude que esperamos como pueblo revertir,  Mientras nuestra lucha continué y este gobierno dictatorial no se desmorone seguiremos cantando  “JOH es pa-fuera que vas”[50], gritando en las calles y, publicando en las redes sociales #RenunciaJoH y #fuerajoh.

Carlos Alberto. Alvarado Hernández.

Docente de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Agricultura de Honduras

alvaradouna@yahoo.com  https://www.facebook.com/caahhn

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en Editoriales

To Top