Seguinos

Ex soldado: “Hilda no se subió al helicóptero”

¡COMPARTE!

Ex soldado: “Hilda no se subió al helicóptero”

El capitán Santos Orellana, dado de baja deshonrosa de las Fuerzas Armadas de Honduras por declaraciones en 2016 que implicaban a miembros del Partido Nacional y al hermano del presidente Hernández en actividades del narcotráfico en el país, ha vuelto a los medios de comunicación estos días a denunciar amenazas contra su familia e intimidación por parte de “afectados por lo que dije hace dos años”, según ha dicho este martes.

Las polémicas declaraciones de Santos Orellana en 2016 abrieron una serie de declaraciones desde el gobierno que terminaron de sepultar su carrera militar. Orellana, quien pasó al anonimato luego de su baja deshonrosa debido a lo que dijo, ha vuelto a tener vigencia mediática luego de que el pasado viernes, Tony Hernández fuera arrestado en Miami.

La familia Hernández no ha tenido su mejor semana debido a que, sumado al arresto de Hernández, el arresto de Fernando Josué Suárez y su posterior declaración ante la justicia han destapado la presunta implicación de Hilda Hernández en la organización de una estructura de saqueo de varias instituciones del Estado.

Hilda Hernández, quien falleció en un accidente de helicóptero en la montaña de Lepaterique el 16 de diciembre de 2017, ha sido convertida en el imaginario nacional en una especie de teoría de conspiración colectiva.

En las semanas posteriores a su fallecimiento, mientras el país se encontraba paralizado por las protestas contra el fraude electoral orquestado en noviembre, se difundió la teoría de que la hermana del presidente no había muerto, sino que se había autoexiliado en el extranjero para eludir a la justicia del país.

Otras versiones apelaron a la búsqueda de culpables del accidente, relacionándolo con una acción del crimen organizado como respuesta ante la ofensiva del gobierno de Hernández contra diversos sectores clandestinos, como el narcotráfico.

La muerte de la ministra fue manejada con un protocolo estricto y un riguroso bloqueo de presencia de medios de comunicación en los actos del sepelio. También, el accidente aéreo fue manejado como secreto de Estado, algo que fue respondido por la prensa amarillista nacional con bulos y falsas imágenes de helicópteros estrellados en otros sucesos similares en el extranjero. La rumorología fue construyendo una serie de conspiraciones que no han terminado a un año del suceso, que se aproxima en menos de un mes.

Este miércoles, Santos Orellana estuvo en un programa de radio dando declaraciones como parte de una estrategia de visibilización en la que busca mantenerse vigente para proteger a los suyos,según dijo. Consultado por los locutores del programa “En la plaza” sobre el tema del accidente, Orellana opinó que “en mi experiencia como investigador y miembro de inteligencia me genera dudas que la señora Hilda haya ido en esa aeronave”.

Según Orellana, formado en temas de inteligencia militar, un análisis de todos los escenarios posibles le hace cuestionar el que la ministra hubiera abordado la aeronave. Una de los conductores del programa fue más allá y le consultó si él cree que ella estuvo vinculada en las acusaciones de corrupción que hoy salpican a Juan Orlando Hernández y a sus hermanos.

Para Orellana, “es difícil pensar, si es una familia que es tan unida, que uno de ellos no supiera lo que el otro estaba haciendo, uno siempre nota que algo pasa”.

Las declaraciones de Orellana se suman a la nebulosa confusa de rumores y teorías de conspiración sobre la desaparición física de la ministra, cuya muerte fue un duro golpe para Juan Orlando Hernández a nivel personal y de gobierno, pues la ministra era considerada una de las ministras más poderosas de su gobierno.

Políticamente incorrectos Libertad Digital nace para denunciar los abusos, la corrupción y atropellos de los gobiernos de turno en Honduras y América Latina.

Comentarios

Más en ¡COMPARTE!

To Top